jueves, 1 de diciembre de 2011

Capítulo 4 - Cuestiones, respuestas y sorpresas.

-Empezaré yo –se adelantó Samantha-. ¿Cómo te llamas?
-Buena pregunta, chiquilla. La responderé, pero vosotros también me tenéis que decir vuestros nombres. Me llamo Sorend, ¿y vosotros?
-Yo Samantha.
-Yo Son.
-Y yo Nayn. Fui el que encontré el libro de tu mundo.
-Son unos nombres extraños para ser terráqueos, según lo que he leído sobre vosotros, ¿no es cierto? –dijo con un tono extraño Sorend-.
-Sí, eso es verdad, pero aún nos tienes que responder a otras preguntas –Nayn estaba impaciente y muy nervioso-. Me gustaría saber si hay otras razas en tu mundo o hay diferentes mundos para distintas razas.
-En Raiztd, mi mundo, hay varias razas: leviatanes que son una especie de dragones acuáticos del que os contaré la historia más tarde, grifos, una especie de hombres-lobo y nosotros, los aves fénix. El territorio está dividido en… ¿cómo lo llamáis aquí?
-¿Países? –terminó la frase Son-.
-Sí, eso mismo. Cada raza entró ya en guerra. Entre maneras de pensar de su mismo país y entre otras razas. Las consecuencias fueron devastadoras, pero hemos logrado recuperar a Raiztd de las batallas y ahora convivimos todos con todos. Sin embargo, hubo un grifo y un leviatán que avisaron de nos acechaba un terrible mal y que vendrían unos niños a remediarlo, unos niños terráqueos. Habíamos leído poco sobre vosotros. Poca gente de Raiztd había ido a vuestro mundo y habían regresado con vida, y que además, habían traído información acerca de vosotros. Unas criaturas magníficas, dispuestas a aprender y sobrevivir en una sociedad muy complicada. Para mi gente y las demás razas sois entrañables, hacéis cosas que a nosotros nos parecen muy difíciles, y sin embargo, vosotros las hacéis todos los días sin ningún problema.
-Vaya, supongo que sería un alago para todos los de mi mundo escuchar estas palabras viniendo de un fénix… a la vez que un desconcierto total, ya que, para nosotros eres nada más que unas leyendas escritas por gente de hace muchísimos años… -dijo Son, que al irse Renn parecía muchísimo más centrado y serio, como si hubiera madurado en cinco minutos-.
-Lo sé. Sé que los raiztdianos somos leyendas, aunque nuestras razas sean conocidas en vuestro mundo –a Sorend se le quebró la voz-. Esa es una de la causa de la muerte de los Exploradores de nuestro mundo que venían a conocer las costumbres de los habitantes de la Tierra, el mundo paralelo al nuestro.
Los chicos reflexionaron. Realmente, aquello no era muy creíble, Samantha lo dijo y Sorend clavó en ella sus ojos verdes y dijo suavemente:
-Para vosotros, y os comprendo, pero ahora me gustaría enseñaros vuestro nuevo hogar, Raiztd.
Se quedaron atónitos, tendrían que vivir en un mundo que no conocen. A Samantha le dio igual, su madre estaba siempre fuera y se había separado de su padre cuando ella solo tenía cinco años. Respecto a Nayn y Son eran cosas diferentes. Tendrían que despedirse… pero, ¿cómo? ¿Diciendo que un fénix les lleva a su mundo a salvarlos?

1 comentario:

  1. ¡¡Es genial!! :D Me encantan las razas que elegiste, espero más pronto :P Me parece que les esperan muchas aventuras
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar