sábado, 10 de diciembre de 2011

Capítulo 8 - Tras la llegada, sorpresas y más explicaciones

Sorend se llevó a los chicos a una cascada que no había muy lejos del sitio donde habían aterrizado después del viaje en esa extraña espiral de tonos morados.
Llegaron tras media hora de caminata por aquel bosque en el que se respiraba un aire muy puro, mucho más puro que el de la Tierra.
Los árboles dejaban de crecer para dar paso hacia la cascada. Era un lugar maravilloso. No había árboles en ese sitio, solo alrededor.
Una cascada inmensa se abría ante ellos dejando caer el agua con un estruendo ensordecedor.
-Hemos llegado –dijo Sorend, una vez paró de caminar.
-Este lugar es increíble –comentó Son.
-Lo sé, y así de increíbles son la mayoría de lugares de mi mundo.
Nayn sonrió. Le gustaba mucho aquel aire tan puro, así que, respiró profundamente, renovándose por dentro. Volvió a la realidad cuando Sorend les dijo, con una enigmática sonrisa:
-¿Queréis aprender a usar la espada?
No sabían qué decir. Era sorprendente que fueran a aprender a luchar, y más con un arma así de rudimentaria como era una espada.
-Ehm… ¿en serio? –dijo dudoso Nayn.
-Por supuesto. Tendréis que defenderos de los peligros que os acechan. Ganaréis enemigos durante vuestros numerosos viajes, además de que habrá gente que quiera eliminaros por ser humanos. Imaginaos, venís de otro mundo. Lo más posible es que os tomen como una amenaza y quieran ponerse a salvo. Tendréis que aprender a defenderos, la gente de Raiztd no es muy razonable y mucho menos los Dhyuns, que pueblan mucho territorio aquí.
-Por mí de acuerdo –sonrió Son-. Pero, ¿qué pasa con Samantha?
Sorend les dedicó una sonrisa tan enigmática que hizo estremecer a los chicos.
-Para ella tengo otros planes, Nora le informará de ello.



-Bien, Samantha, la raza que te explicaré ahora van a ser los Dhyuns, ¿de acuerdo?
-Adelante –dijo la chica decidida.
-Los Dhyuns también tienen mucha historia, no tanta como los Leviatanes, pero sí una evolución parecida… en algún sentido.
>>Poblaron Raiztd tras los dragones acuáticos de los que ya te hablé. Se dice que venían de otro mundo, pero son leyendas, no te fíes mucho. El caso es, que cuando llegaron, se encontraron con muchas dificultades por los ya habitantes de mi mundo, los Leviatanes. Luchaban constantemente por tierras y otras veces por sobrevivir. Los dragones acuáticos, cuando no encontraban comida bajo el agua, atacaban a los Dhyuns con todo lo que tenían y en manadas, para cazar. Así que, esta especie de hombres-lobo tuvo que hacerse el doble de violentas y fuertes y evolucionaron de tal manera que mataron a numerosos Leviatanes y así fue cómo se ganaron una buena posición y mucho respeto entre las razas que actualmente poblamos Raiztd. Será mejor que no os encontréis con muchos de ellos.
>>Son, como ya te he dicho, una especie de hombres-lobo, como lo llamáis en vuestro planeta, pero mucho más adelantados. Tienen unas garras que podrían desgarrar a la más fuerte criatura de Raiztd y vuestra tierra; unas mandíbulas que podrían masticar la carne más dura de cualquiera criatura; y unas orejas que podrían escuchar como una ramita se parte bajo los pies de su próxima víctima.
>>Son una raza extremadamente peligrosa; será mejor que no os busquéis muchos enemigos Dhyuns, porque si no, posiblemente estaréis perdidos.
A Samantha cada vez le parecía más interesante la historia de aquel mundo que tenía bajo sus pies. Se preguntaba qué peligros se les avecinaban, cómo les iría en aquel viaje que había mencionado Nora cuando habían estado caminando para llegar a aquel claro en el bosque donde ahora estaba sentada.
Se dio cuenta después de que la hierba que crecía allí no necesitaba una brisa para moverse, lo hacía curiosamente sola. Esto desconcertó a la chica al principio, ya que, se enredaba entre su mano cuando ella se apoyaba allí. Pero Nora la tranquilizó jugueteando un poco con las plantas, que la dejaron en paz, como si la grifo les hubiera dicho algo.
-Si te parece bien seguiré con la historia de los grifos, es la que más conozco –dijo con un toque de ironía en sus palabras.
-Vale, me parece bien.

2 comentarios: